Cura Interior

Recientemente hemos realizado una reunión sobre la cura interior que ha ayudado a millares de mujeres en Brasil y en el mundo. Fueron muchos los feedbacks de mujeres que participaron y salieron de esta reunión completamente transformadas, y estoy segura de que muchas aún están viendo los resultados. En Brasil, fueron alrededor de 9.000 mujeres adentro, afuera, en la calle, en el auditorio y en todos los lugares que fue posible reunirlas; y aun así, muchas se fueron porque no encontraron un lugar para ubicarse…

Hubo mujeres de todas las edades. Casadas, solteras, viudas, divorciadas, madres e hijas. No todas tenían el mismo objetivo, incluso porque muchas llevaron a sus amigas y familiares; pero lo que ellas no esperaban era que también aprenderían que necesitaban curarse interiormente.

cura_interiorEs común que las personas piensen que solo quien tiene traumas y complejos del pasado es quien necesita curar su interior. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Todo el mundo necesita esta cura.

Cuando usted ve a una mujer bonita, voluptuosa, que llama la atención de los hombres y de las mujeres con su manera de vestir y de caminar, normalmente tiene una de estas dos reacciones:

1. Cree que ella es vulgar y piensa que es mejor que los demás.

2. Le gustaría ser como ella y tener lo que ella tiene.

Lo que usted no se ha dado cuenta es por qué esa “mujer bonita” ha sido así, y por qué usted piensa de una de estas dos maneras. Ambas necesitan una cura interior.

Ella porque necesita actuar así para obtener atención y tal vez, valor. Es decir, necesita su exterior para llamar la atención y ser valorada. Por esta razón, vive siendo esclava de su exterior, riéndose, haciendo dietas, castigando a su cuerpo con toda clase de cirugías plásticas y tratamientos de belleza. Cuando llegue a la edad madura, no aceptará esto, vivirá tratando de regresar el tiempo atrás y gastando el dinero en su exterior; el cual le será ingrato y solamente le traerá más tristezas… Su interior necesita a su exterior.

¿Y en cuanto a usted?

Usted, que condena a esta mujer porque en el fondo se siente amenazada por ella, nutre una envidia dentro de sí y vive comparándose con las demás personas. La infelicidad ajena le trae más seguridad. Por eso, los diarios de espectáculo son tan populares. Las personas esperan que a las celebridades les vaya mal en el amor y, lamentablemente, esto es lo que ha sucedido a menudo. Cuanta más atención alguien recibe, las personas le desean cosas peores. Son personas cuyo interior es inseguro y no logran verlo.

¿Sabe cuál sería la reacción de quien no necesita curarse interiormente?

La mujer que no necesita curarse interiormente miraría esta foto y no la condenaría ni la admiraría al igual que Jesús hizo con la mujer adúltera. Todo el mundo quería apedrearla por haber sido descubierta en flagrante adulterio, pero cuando la llevaron hacia Él, no la condenó y, ¿sabe por qué? Porque Él estaba muy decidido en Su interior y no necesitaba hacer sentir a nadie inferior para sentirse bien Consigo Mismo.

El Señor Jesús conocía el conflicto de aquella mujer.

Y usted, ¿conoce los conflictos que las demás mujeres a nuestro alrededor sufren? Yo no conozco el de todas, pero simpatizo con todas, incluso con las “Jezabeles”. Espero que ustedes que me siguen hagan lo mismo, porque, ¿quiénes somos nosotras para juzgar o condenar?

Quién ya fue curado interiormente puede comprender a quien no lo ha sido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *