La puerta del perdón

El perdón es el paso más importante para desprenderse de todo lo que sucedió en el pasado y vivir una vida nueva.

Para entender cómo es vivir sin el perdón, le propusieron a un grupo de mujeres atar una piedra en sus pies e intentar caminar con ella. Todas se quejaron de que la piedra dolía, molestaba y que no podían caminar mucho con ella.

De la misma manera que se vuelve difícil avanzar con una piedra pesada, también es difícil vivir sin perdonar, y eso se volverá un obstáculo para el futuro.

Perdonar es un acto basado en la razón y no en un sentimiento. Cuando una persona actúa impulsada por la rabia, el odio, el rencor o el resentimiento, lo hace de acuerdo con sus sentimientos y, de esa forma, resulta imposible perdonar. Sin embargo, cuando se usa la razón en lugar de los sentimientos, será más fácil perdonar, porque se empieza a entender que el perdón es el primer paso para curar el interior.

Cada persona puede elegir entre dos caminos, el de la razón, que es el de perdonar, o el del sentimiento, que es actuar con rabia, odio, etc. Esos sentimientos nos quitan las fuerzas, pero la razón nos fortalece.

Dios nos otorgó el don de perdonar, y cuando no tomamos esa decisión, es como si no confiáramos en Su justicia y, de esa forma, impedimos que Él actúe.

Algunas personas piensan que cuando perdonan, eximen al otro de culpa, sin embargo, no es así. Perdonar es orar y bendecir al otro. Esto no significa que sea necesario convivir con esa persona y ser mejores amigos. Simplemente debemos perdonar para quitarnos el peso que cargamos a lo largo de la vida y así poder avanzar.

Después del perdón, se debe seguir adelante. El primer paso es proyectar metas y determinar que no serás más la misma persona de hoy en adelante. Es importante que te deshagas de todo lo que te hace recordar el pasado y renovarte a ti misma y a todo lo que te rodea. Luego, podrás recomenzar en tu vida y, principalmente, tener una alianza con Dios.

Este asunto aún ha sido muy difícil para muchas mujeres, pero, a través de las charlas, muchas pudieron abrirse y exponer todo lo que sentían a lo largo de sus vidas.

Hemos visto que una gran cantidad de mujeres quieren liberarse de esos sentimientos y aprender a perdonar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *