Mi antes y después del Curso de la Cura Interior

RAABE-e1441761350857

Llegué al Proyecto Rahab desesperada y angustiada, con mis relaciones afectivas destruidas, necesitaba ayuda. Fue entonces que busque a una consejera del proyecto y saqué de mi interior todo lo que tenía. Los primeros tres meses fueron muy difíciles, porque me resistía al cambio, aun sabiendo que todo estaba yéndome mal, allá en el fondo no quería aceptar que necesitaba cambiar. En cada reunión y orientación fui descubriendo que la raíz de mis problemas era mi arrogancia y prepotencia. Desde niña tuve una relación difícil con mi madre. Mi infancia fue marcada por una disciplina muy dura, vine de un hogar donde había muchas peleas y agresividad, esto hizo que me volviera una persona ansiosa, insegura, siempre quería imponer mis voluntades, tenía mucho rencor y odio hacia mi madre.

En mi matrimonio volví a hacer todo lo malo que había aprendido, era celosa, todo era motivo de desconfianza y había un agravante: no escuchaba a nadie, quería darle órdenes a mi esposo, era extremadamente arrogante y tenía una gran dificultad para demostrar mis sentimientos. Había un bloqueo dentro de mí porque no recibí afecto en mi infancia, incluso queriendo a mi madre, a mi marido y a mi hija, no podía demostrarles mi amor.

Aprendí que tenía que cambiar y el camino era el perdón, busqué a mi madre y le pedí perdón, fue un momento muy difícil, pero después de esta actitud, me sentí aliviada y feliz. Participando de las reuniones del Curso de la Cura interior aprendí a perdonar, a tener autoestima, a ser una amiga, a construir una nueva historia a través de actitudes constructivas.

Hoy soy feliz, amo a mi familia, tengo alegría y benignidad dentro de mí. Soy Edine Churquel Dorneles.

Soy una sobreviviente Rahab.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *