Mi experiencia en el Curso de Autoconocimiento


Liliana Fernandez

“Cuando miraba hacia atrás, recordaba mi pasado, y cada uno de los errores que había cometido. Pensaba en mi hija, y la sobreprotegía para que no sufriera todo lo que yo sufrí. La obligaba para que vaya a la iglesia a buscar a Dios. La controlaba de tal manera que ya había problemas en nuestra relación entre madre e hija. Mi manera de actuar cada vez la alejaba más de mí y de Dios. En el curso, aprendí a vencer mi pasado y a verlo como un aprendizaje.

Aprendí a usar la sabiduría de Dios y a poner en práctica lo aprendido, a confiar en Él y a no usar mis emociones. Mi hija pudo ver el cambio en mí, busqué entenderla y acompañarla. Hoy nuestra relación es una bendición y ella misma tomó la decisión de buscar a Dios.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *